¿Qué ocurre?

Se te olvida el bolso en cualquier lugar, el teléfono, el nombre de personas, el motivo por el que entraste en una tienda a comprar y hasta algunas citas... ¿Qué te está pasando?

Muy probablemente ya comenzaste a tener "los primeros síntomas" allá por el primer trimestre pero ahora... ¡estás "empeorando"!

El embarazo va llevando progresivamente a nuestra mente más racional hacia un lugar un poco nebuloso y nos encontramos muy despistadas.

Estos momentos de despiste pueden llegar a ser muy frustrantes en algunas ocasiones, pero también pueden proporcionarnos anécdotas muy divertidas.

¿Quieres saber más?

En este último trimestre de embarazo te encuentras muy olvidadiza y despistada. Te puede resultar muy difícil mantenerte enfocada...

Aunque te pueda resultar frustrante, en realidad... ¡es muy buena señal!

Los científicos han demostrado que el cerebro disminuye de volumen en este tercer trimestre de embarazo. ¡¿CÓMO?!

El estudio va más allá, especificando que la actividad neuronal efectivamente cambia para preparar el vínculo entre la mamá y su bebé. Las investigaciones demostraron que las mujeres a punto de ser madres presentaban un aumento de la actividad del cerebro relacionada con habilidades emocionales.

Las mujeres, sobre todo si estamos sumergidas en el mundo laboral, si no somos conscientes de que esta situación es muy normal, podemos llegar a pensar que algo "malo" está pasando con nosotras.

Utilizando el sentido del humor les digo a las embarazadas que acuden a mis clases y comparten sus pequeñas historias, que esto es muy normal, y que, particularmente, a mí me encanta verlas sumergidas en esta niebla propia del embarazo. Es lo que yo llamo cariñosamente "El Despiste Fisiológico del Embarazo".

¿Hasta cuándo dura este despiste?

Pues, por mi experiencia directa en el acompañamiento como "doula", incluso hasta unos meses después del nacimiento del bebé... Pero, con el tiempo, recuperamos la "cordura".

Lo importante es saber que esto puede ocurrir y que, quizá, sea una estrategia de la naturaleza para prepararnos para la maternidad.
Las prioridades están cambiando y pronto habrá un cambio familiar importante...

¿Qué me ayuda?

Comparte esta información con tu pareja, tus familiares, tus amigos y tus compañeros de trabajo...
De esta forma, en lugar de preocuparte por estos momentos de "ensimismamiento", podréis entre todos buscarle el humor, la comprensión y la paciencia a un proceso que es completamente normal durante esta etapa especial de tu vida.