¿Qué ocurre?

La placenta es el órgano con función endocrina que actúa de intermediario entre la mamá y el bebé, aportando a este todos los nutrientes necesarios para su desarrollo durante el periodo de gestación.

¿Qué es la "placentofagia"?

Es el acto de consumir la placenta tras el nacimiento del bebé; tiene diferentes modalidades.

¿Quién la practica?

No todos los mamíferos practican la placentofagia.

Los mamíferos marinos como las focas y los cetáceos (ballenas, delfines y marsopas) no practican la placentofagía.
Es interesante recalcar que los camellos tampoco.

El resto de los mamíferos terrestres, tanto herbívoros como carnívoros, sí la practican.

¿Quieres saber más?

La primera pregunta que tendríamos que hacernos es si el acto de consumir la placenta es algo instintivo en la especie humana.
Michel Odent, renombrado obstetra francés, aporta luz en este sentido:

"Parece que en nuestra especie la placentofagia, es decir, el hecho de comerse la placenta tras el nacimiento del bebé, como puede observarse en numerosos mamíferos terrestres, nunca ha sido algo instintivo.
Si hubiera sido así nos encontraríamos con algún tipo de mención de este comportamiento en mitos, leyendas y relatos de culturas preliterarias y sociedades preagrícolas.
He sido testigo denumerosas mujeres que han alcanzado un estado de consciencia instintivo durante el parto, comportándose como en "otro planeta" y superando múltiples condicionantes culturales.
Ninguna de ellas ha expresado una tendencia a llevar la placenta a su boca.
Las mujeres actuales que han realizado la ingesta de partes de la placenta están influenciadas por diversas teorías, como aquella que dice que podría prevenir la depresión postparto.
El interés científico en la placenta ha inspirado dichas teorías;
la conclusión es una forma humana de placentofagia basada en consideraciones racionales.
Por ejemplo, el descubrimiento del factor placental promotor de opiáceos (POEF), una sustancia placental que hace que las endorfinas sean más eficaces, podría ser visto como un justificante en nuestra especie para realizar la placentofagía.
Sin embargo, deberíamos evitar asumir que el hecho de consumir la placenta en la especie humana sea algo innato."

¿Existe evidencia científica al respecto?

Diversos estudios e investigaciones se han llevado a cabo al respecto:

  • Un estudio de 1954 realizado en Checoslovaquia afirmaba que la ingesta de suplementos derivados de la placenta aumentaba la producción de la leche.
    Algunas revisiones posteriores catalogan a dicho estudio como "poco riguroso".
  • Es interesante el artículo "Estudio Bromatológico de la Placenta Humana" (2003) escrito por Sergio L. Sánchez Suárez de Las Palmas de Gran Canaria.
    Habría que especificar, como muestran las investigaciones del Dr. Michel Odent, que no todos los mamíferos practican la placentofagia.
  • El estudio "Placentofagia en Mamíferos Humanos y No Humanos" (2012) deja preguntas abiertas: "¿Por qué los mamíferos humanos no realizan la placentofagia como un imperativo biológico?".
  • El estudio sobre "Placentofagia Humana Maternal" (2013) expresa que las 189 mujeres sobre las que se había hecho el seguimiento declaraban haber sentido beneficios durante el posparto.
    Se concluye diciendo que se requiere mayor investigación al respecto ("Further researh is necessary").
  • Apoyándose en el estudio anterior, se publica el siguiente artículo: "Las placentas podrían ayudar a las madres en su salud durante el postparto" (2013).

Conclusión

A día de hoy no existe evidencia científica alguna que demuestre de forma objetiva los beneficios de la ingesta de placenta en la especie humana.
De la misma manera, no existe aún  evidencia científica alguna que demuestre que el acto de ingerir la placenta resulte perjudicial.

Como doula...

  • ¿QUÉ OCURRE SI EN MI LABOR DE DOULA UNA MUJER ME PREGUNTA SOBRE LA INGESTA DE LA PLACENTA?
    Contestaría que es una decisión personal, pero precisaría que aún no existe evidencia sobre los beneficios de realizarla.
  • Y SI ALGUIEN ME PREGUNTA, EN MI LABOR DE DOULA, ¿CUÁL ES MI OPINIÓN PERSONAL?
    Como doula mi opinión personal es poco relevante.
    La decisión que yo tomé en su momento resultó ser la conclusión de una reflexión junto con mi pareja.
    Si estoy en un entorno en el que no estoy ejerciendo mi labor de doula, cada uno es libre de expresar su opinión personal.
    En nuestra labor de doula sería importante saber dejar al margen nuestras inclinaciones personales.

En cualquiera de las dos situaciones en las que nos podríamos encontrar, la calma y el respeto a la hora de comunicarnos resultan muy valiosos para con nosotros mismos y para con los demás.

CONCLUSIÓN

Actualmente no hay evidencia científica sobre los beneficios de la ingesta de placenta en humanos.
Se han llevado a cabo diferentes estudios pero se requiere mayor investigación al respecto.

Sin embargo, al margen de la evidencia científica, cada mujer, con o sin pareja, posee la libertad de decidir qué hacer al respecto.
Esa decisión es siempre respetable.

En nuestra labor de doulas informamos a las mujeres de las diferentes opciones para que ellas puedan tomar decisiones estando informadas.