¿Qué ocurre?

El bebé ya ha realizado su salida al exterior, pero...
¡Atención!, aún no ha completado "su viaje".
Si todo ha transcurrido con normalidad y se encuentra en el lugar en el que espera estar, seguirá moviéndose, reptará... ¿Para qué?

El pequeño bebé humano es un mamífero.
Ha realizado un gran trabajo durante todo ese trayecto desde el interior del cuerpo de su madre hasta el exterior.

¿Y ahora qué?

No olvidemos que el parto en la especie humana es especial.
El espacio interior es limitado y una de las estrategias de la naturaleza para solventar esta situación es hacer que el bebé nazca muy inmaduro y requiera muchos cuidados y atención.

Pero, el hecho de nacer inmaduro no significa que el bebé sea frágil.
¡Todo lo contrario! Si nada más nacer se encuentra en el lugar en que espera estar desde el punto de vista fisiológico (es decir, encima del cuerpo de su madre), desplegará todos sus sentidos y se pondrá en marcha para su siguiente misión: llegar por sí solo al pecho de su mamá.

¿Quieres saber más?

Si recordamos, una vez más, que el bebé humano es un mamífero y lo comparamos con lo que hacen otros mamíferos nada más nacer, nos resultará más fácil comprender todos sus movimientos y sus objetivos.

  • ¿Dónde espera estar un cachorrito de gatito nada más nacer?
    ¡Fácil! En contacto directo con el cuerpo de su madre para poder llegar a las mamas y comenzar a mamar.
    Ya se encargará su mamá de lamer y guiar a su cachorrito.
  • ¿Dónde espera estar una cría de gorila nada más nacer?
    ¡Fácil! En contacto directo con el cuerpo de su madre para poder llegar a las mamas y comenzar a mamar.
    Ya se encargará su mamá de abrazar y proteger bien a su cría.
  • ¿Dónde espera estar un bebé humano nada más nacer?
    ¡MUY FÁCIL! En contacto directo con el cuerpo de su mamá para poder sentir su calor, su olor y su mirada, y así poder llegar a sus pechos y comenzar a mamar. PIEL CON PIEL.
    En esta situación, ya se encargará la mamá de abrazar y proteger bien a su bebito.

Si el bebé se encuentra donde espera estar (encima del cuerpo de su madre), desplegará todos sus sentidos y de forma instintiva (porque viene programado para ello) comenzará a reptar sin prisa, con pausas, pero con total decisión hacia su objetivo final:
los pechos de su madre.
Durante su trayecto hará contacto visual con su mamá, sentirá su calor, sus abrazos y la guía necesaria para completar ese último ascenso y finalizar así su viaje.

¡AHORA SÍ HA COMPLETADO SU NACIMIENTO!

¿Quieres ver cómo llega un bebé al pecho? Es maravilloso ver
cómo el bebé realiza sus movimientos.

  • Cabecea y repta;
  • Asciende por el cuerpo caliente de su madre con un clarísimo objetivo;
  • Pausa: mira a su mamá. Se establece un contacto visual estimulante;
  • Continúa su búsqueda;
  • Y finalmente... ¡Objetivo cumplido!

¿Qué me ayuda?

La práctica frecuente de yoga durante el embarazo te hace consciente de tu cuerpo.
El día del parto sabrás qué hacer de forma espontánea.

Con la práctica del yoga durante el embarazo:

  • Descubres cómo liberar tensión a través de la respiración.
  • Descubres dónde está tu suelo pélvico, esa puerta que el bebé tendrá que atravesar en su camino hacia el exterior.

Los diferentes movimientos que has realizado durante el embarazo con la práctica del yoga te proporcionarán memoria corporal para que el día del parto todo tu ser sepa moverse de forma instintiva, sin que tengas que pensar.