¿Qué ocurre?

«Desde que estoy embarazada me voy sintiendo cada día más despistada. ¿Es normal?». Esta es una pregunta muy frecuente y que causa mucho desconcierto.

¿Qué es lo que causa este despiste? Existe mucho debate a este respecto, pero parece que son los cambios hormonales los que hacen que la mente se encuentre más ausente. Las hormonas tienen mucha influencia en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro; y el embarazo es un momento de mucho cambio hormonal.

¿Quieres saber más?

En mi experiencia, escuchando historias de despistes de mujeres embarazadas, he podido llegar a ser testigo de anécdotas divertidas y curiosas. Nos podemos encontrar buscando algo... y no saber qué es, o no encontrar las llaves de la casa y ¡las tenemos en nuestras manos! Hasta olvidarnos el bolso (¡nuestro más preciado tesoro!) en cualquier lugar... Y todo con una calma que hasta nos puede llegar a sorprender.

La realidad es que las mujeres sumergidas en el mundo laboral, si no somos conscientes de que esta situación es muy normal, podemos llegar a pensar que algo "malo" está pasando con nosotras.

Utilizando el sentido del humor con las embarazadas que acuden a mis clases y comparten sus pequeñas historias, les digo que esto es muy normal y que particularmente a mí me encanta verlas sumergidas en esta niebla propia del embarazo. Es lo que yo llamo cariñosamente el despiste fisiológico del embarazo.

¿Hasta cuándo dura este despiste?

Pues según mi experiencia directa en el acompañamiento, incluso hasta unos meses después del nacimiento del bebé... Pero con el tiempo recuperamos la "cordura".

Lo importante es saber que esto puede ocurrir y que quizá sea una estrategia de la naturaleza para prepararnos para la maternidad. Las prioridades están cambiando y pronto habrá un cambio familiar importante...

¿Qué me ayuda?

Comparte esta información con tu pareja, tus familiares, tus amigos y tus compañeros de trabajo... De esta forma, en lugar de preocuparte por estos momentos de "ensimismamiento" podréis, entre todos, buscarle el humor, la comprensión y la paciencia a un proceso que es completamente normal durante esta etapa especial de tu vida.

Sabiendo QUÉ te ocurre y, sobre todo, POR QUÉ te ocurre, podrás adaptarte mental y emocionalmente a esta nueva situación.