Semana 13

La placenta comienza a funcionar.
¿Qué significa esto? Significa que ahora la placenta será el intermediario entre las necesidades de la madre y el bebé.

Tu cuerpo tiene ahora su relevo, “puede descansar” y no cargar con toda la “responsabilidad” del embarazo; por ello, algunos de los síntomas asociados al primer trimestre (como el cansancio, el sueño excesivo o las náuseas) podrían perder intensidad e incluso desaparecer.
La placenta sigue segregando hormonas que asegurarán el crecimiento óptimo de tu bebé

La placenta comienza a funcionar y algunos síntomas asociados al primer trimestre pueden perder intensidad

Semana 14

En este momento ya tienes un bebé en miniatura en tu interior. Sus bracitos se están proporcionando respecto al cuerpo.
Ahora tiene que crecer: es aproximadamente del tamaño de un
aguacate.

La lengua ya está completamente formada y sigue practicando el acto de tragar. Además, las papilas gustativas también se han completado y puede saborear el líquido amniótico.

¿Sabías que el sabor del líquido amniótico cambia ligeramente
según lo que comas?

Semana 15

Tu bebé está creciendo muy rápidamente y ya puede realizar movimientos más marcados.

Es posible que comiences a sentir (¡por fin!) que la ropa empieza a quedarte más estrecha.

Semana 16

Muchas mujeres empiezan a apreciar los movimientos de su bebé a partir de esta semana... Otras todavía no.

Se suelen escuchar expresiones como: «aleteo de mariposas», «burbujitas» o «pequeñas olitas»...
¡Es tu bebé! ¡Qué emocionante! ¿Verdad?

A partir de esta semana de gestación comienzas a tener calostro: la primera leche para tu bebé.

Semana 17

Tu bebé comienza a ser sensible a la luz. Esto se ha podido comprobar colocando una luz muy intensa junto al abdomen de la madre.

Empieza a engordar y la epidermis pierde su transparencia.

Semana 18

Como tu bebé está creciendo muy deprisa es posible que experimentes sensaciones de tirantez, molestia, pinchazos y hasta dolor en la zona baja del vientre; probablemente todas las molestias se centren en los ligamentos redondos. Por otro lado, debido al crecimiento de tu bebé dentro de la pelvis, es posible que puedas notar molestias en la zona baja de la espalda.

Tu bebé continúa creciendo y puedes experimentar diversas molestias: bajo vientre, zona baja de la espalda...

Semana 19

Te animo a que “hables” a tu bebé porque te puede oír.
Puedes probar a contarle cómo te sientes, sean cuales sean tus sentimientos y emociones. Todos ellos son válidos.

Puedes probar a cantar, y da igual que creas que no lo haces bien: el sonido de tu voz es música celestial para sus pequeños oídos.

Tu bebé es mucho más grande y su sentido del oído se está terminando de formar.

Semana 20

En esta semana los ovarios y los testículos son estructuras ya establecidas y se pueden ver con claridad, si el bebé “se deja”...
Así que, si quieres saber el sexo de tu bebé, es muy posible que sea fácil distinguirlo.
De la misma manera, si deseas que sea una sorpresa, antes de la
ecografía, ¡¡expresa tu deseo para que no te lo digan!!

Alrededor de esta semana se realiza la SEGUNDA ECOGRAFÍA. Es la más larga de todas, y en ella se valorará el desarrollo de cada uno de los órganos del bebé.

Semana 21

Es muy posible que ya sientas de manera muy clara los movimientos de tu bebé. Va cogiendo fuerza.

Durante este periodo tu vientre es como un gran acuario y tu bebé un pececito que nada y da vueltas. ¡Ya sientes a tu bebé moverse!
En tu interior todo es perfecto: calor, alimento y la voz de mamá.

Semana 22

Tu bebé sigue practicando el acto de succionar y
tragar. Para cuando nazca, ¡será todo un experto!

Semana 23

El crecimiento del bebé es cada vez mayor y, aproximadamente, a partir de esta semana comienzan a ocurrir cambios en tu cuerpo.

Es posible que comiences a experimentar molestias en la zona alta de la espalda.
También es posible que no sientas ninguna molestia física: ¡cada mujer es única y diferente!

Semana 24

¡Tu bebé ya oye bastante bien! El abdomen y el útero son dos lugares muy ruidosos: el fluido amniótico (como el agua) conduce el sonido con facilidad, de manera que el bebé escucha ruidos digestivos (como el tragar) y el sonido del latido cardiaco de su mamá.
Este es, durante toda la gestación, uno de los sonidos que predominarán en su mundo. ¡Los bebés no se gestan en silencio!

¡Ya has terminado tu segundo trimestre de embarazo!
¡ENHORABUENA!