¿Qué ocurre?

¿De qué lado es preferible que me tumbe para dormir? ¿Por qué se recomienda ese lado?

Durante el embarazo, a medida que el bebé va creciendo, el volumen sanguíneo de nuestro cuerpo aumenta. Y, de forma general, se suele recomendar a la mujer tumbarse para dormir sobre el lado izquierdo.

Emociones

Vivimos en un momento histórico en el que tenemos acceso a mucha información. Esto puede ser muy positivo, pero en ciertos casos puede generar cierto conflicto personal interno. Estamos embarazadas y buscamos el bienestar de nuestro bebé, esto es instintivo.

Por tanto, si he leído que el tumbarse del lado izquierdo es lo mejor para evitar privarle de oxígeno a mi bebé... ¡Por supuesto que lo voy a hacer! En este caso, la razón sería la que estaría valorando esta situación importante.

Pero, si amplio mi información y comprendo las razones de esta recomendación, sin dejar de lado que estando embarazada soy una mujer sana que escucha su cuerpo, podremos tomar la elección que nos dicte nuestro interior. ¡Que sabe mucho!

Leemos mucho… diría que en el embarazo, demasiado.

¿Quieres saber más?

Vamos a intentar comprender un poquito más. El corazón, de forma general, se encuentra en el lado izquierdo de nuestro cuerpo. ¿Sí? La arteria aorta, que parte del corazón, es la encargada de distribuir (hablando en términos globales) la sangre oxigenada por todo nuestro cuerpo. Tiene su origen en el lado izquierdo y la dirección del recorrido es descendente.

La vena cava inferior recoge la sangre desoxigenada (hablando de nuevo en términos globales) de la parte inferior de nuestro cuerpo para llevarla de nuevo al corazón. Proviene del lado derecho del cuerpo y la dirección del recorrido es ascendente.

Sabiendo esto, la deducción técnica adecuada es la siguiente: si contamos con que al estar embarazadas nuestro volumen sanguíneo va aumentando, y añadimos el hecho de que la sangre desoxigenada de nuestro cuerpo sube (en términos globales) por el lado derecho de nuestro cuerpo, nos interesa no impedir este retorno sanguíneo de vuelta al corazón. ¿Qué podría ocurrir "teóricamente" si me tumbo del lado derecho? "Teóricamente", teniendo en cuenta lo anterior, se podría ver comprometido ese retorno sanguíneo, pudiendo afectar al aporte de oxígeno tanto de la mamá como del bebé. Esta misma situación podría ocurrir también si nos tumbamos boca arriba por el peso del útero sobre los grandes vasos sanguíneos: arteria aorta y vena cava inferior.

Esta es la razón teórica de la recomendación.

Ahora bien, muchas mujeres nos tumbamos del lado derecho de nuestro cuerpo y nos sentimos muy bien (hasta nos quedamos ¡¡dormidas!!). Otras mujeres, siendo conscientes de esta recomendación, se tumban del lado izquierdo y sienten malestar... Uhmmm… ¿Por qué?

El embarazo es un estado de salud de la mujer; y cada mujer, si está sana, va a buscar de forma espontánea aquellos movimientos y posiciones al tumbarse que la hagan sentirse cómoda. El bebé se mueve en el interior del cuerpo, y en función de esta relación entre el cuerpo de la mamá y la colocación del bebé, nos vamos adaptando.

Te invito a que escuches tu interior y adoptes aquellas posturas en las que te sientas cómoda. - En condiciones de salud, si te sientes bien en cierta posición, tu bebé también. - Y si tu bebé se siente incómodo te lo deja saber muy claramente con movimientos cada vez más marcados, a medida que se hace más grande, que te invitan a moverte y cambiar de postura.

¿Qué me ayuda?

Sabiendo QUÉ te ocurre y, sobre todo, POR QUÉ te ocurre, podemos adaptarnos mental y emocionalmente a esta nueva situación.